El Liderazgo

Creo que ya nadie duda que en los tiempos que nos toca vivir, necesitamos dosis elevadas de liderazgo… pero de un liderazgo inspirador, con visión y misión muy clara y centrada en el futuro y en todo el entorno que nos aguarda dentro de unos años, cuando los polos emergentes acaben de desarrollarse y nuestro […]

Miedos en el mundo 2.0

http://www.youtube.com/watch?v=6r-2Yu9nv4k&feature=related

Cualquiera que me conoce, identifica en mi una capacidad inagotable por aprender, por compartir y entender el mundo compatibilizándolo con las diferentes visiones de las personas con las que me rodeo. Suele llamarse a tal acto, la capacidad de ser empática, y en mi caso, el grado es elevado; no pretendo gustar a todos pero reconozco el esfuerzo por aprender y compartir con los demás: hay pocas cosas que me enriquezcan tanto! y suelo disfrutar cada conversación o discusión (si, si ese concepto que las organizaciones tratan de evitar: el temido conflicto) para sacar provecho común de las enseñanzas.

Estoy en la actualidad inmersa en el desarrollo de un curso muy relacionado con personas: por y para ellas, ya que nada hay más próximo a mi modo de ver que un curso con un enfoque sobre la orientación laboral, tanto la propia como la ajena, esto es, ayudar a los demás a encontrar su propio camino, o uno que al menos le lleve a salir del pozo en el que en estos momentos viven muchas personas; la frustración, baja autoestima suelen ser compañeros de este perfil de persona, que sin duda, merecen todo mi apoyo, pero no pretende ser esta la reflexión sobre este post; me sorprende el miedo, la resistencia con que el trabajador no nativo digital se está enfrentando a esta nueva realidad en la que ya estamos inmersos, y seguimos avanzando hacia lo desconocido; somos unas generaciones a las que nos toca aprender y re-aprender, inventar y reinventar(nos) para sobrevivir, y eso, en buena medida, debería ser ya un trabajo por si mismo, y las emociones un sin fin de idas y venidas que no nos dejan pensar con calma el resultado de nuestros actos, dejándonos llevar por miedos, iras, frustraciones… sin querer ver que eso no va a evitarnos el problema al que tenemos que enfrentarnos: trabajar en un entorno 2, y 3.0. Podemos desperdiciar un montón de energía si nos dejamos ofuscar por nuestras emociones, todas las anteriores y alguna otra menos “dramática” como el aburrimiento, la desorientación, la apatía con que muchos días nos levantamos pueden poco a poco ir minando nuestra motivación y nuestras ganas de luchar y seguir adelante; no dejemos que ganen, tenemos reservas, y hay otras como el equilibrio, la oportunidad, el aprender a fluir con nuestro entorno puede ayudarnos a mejorar, a vivir más tranquilos y enfocados hacia el objetivo que no debe ser otro que la adaptación constante, la superación y el apoyo en todos los que nos rodean.

Hace poco tiempo descubrí hablando con un amigo que se dedica al desarrollo y programación informática que el secreto de su éxito, y de la revolución tecnológica que vivimos es que ellos aman su trabajo, consiguen hacer de su pasión su profesión y eso es lo que nos llevan de ventaja; una parte importante de esta revolución es que todos tenemos que volver a “encontrar nuestro sitio” pero esta vez desde la óptica del trabajo que nos corresponde por deseo, y no por imposición.

El entorno 2.0 nos supone ya conocimientos, vivimos en la época del talento y el problema hoy día es encontrarlo, retenerlo y saber gestionarlo: la inteligencia emocional, cuya gran problemática está en saber reconocerlo, ya que todos los conocimientos que se pueden encontrar en un libro, o en una página web pierden un poco de relevancia ante el don de conocer la mejor forma de hacer uso de ellos, y de hacer hacer a los que te rodean también el mejor uso de los mismos, apreciando y disfrutando de dicha acción. Recordemos que en este entorno, se difumina el trabajador trepa, el que siempre encuentra razones para esfumarse ante los problemas y aquellos que en si mismos, se pueden enumerar como un problema para las organizaciones.

Os dejo un enlace para terminar con un buen sabor de boca, y para recordar que estamos capacitados, y podemos, estar tranquilos ante el cambio: saquemos el lado positivo de las cosas, y disfrutemos de todo lo que aún está por llegar…

http://www.youtube.com/watch?v=6r-2Yu9nv4k&feature=related